, ,

Las peores consecuencias de la fatiga muscular

Todas las personas al realizar un esfuerzo físico perciben un agotamiento corporal general. Para muchos se llega a traducir en agujetas o dolores espasmódicos de los músculos más utilizados en el ejercicio. El aspecto positivo de estas dolencias es que desaparecen una vez se descansa tras el esfuerzo que las ha originado.

Pero la fatiga muscular es un aspecto que engloba varias sensaciones enfocadas en no poder mantener el esfuerzo que se está realizando. La fuerza requerida o esperada por parte de un grupo muscular no responde a las expectativas, y normalmente son varios los músculos que fallan a la vez.

Se puede dividir en dos categorías: central y local.  La fatiga central implica al sistema nervioso central, que protege los músculos de lesiones actuando como un regulador para tu cuerpo. Le dice al cuerpo que reduzca la velocidad al disminuir la frecuencia de los impulsos nerviosos enviados a los músculos. Por su parte la fatiga local se produce cuando los sistemas metabólicos tales como ATP, la glucólisis y la oxidación limitan la capacidad del cuerpo para llevar a cabo el trabajo muscular. Estos sistemas actúan como combustible para el cuerpo, y una vez que las reservas del mismo son agotadas, aparece la fatiga muscular.

Las consecuencias o efectos de la fatiga son variables en función de la persona que lo sufre. Algunas personas sienten contracciones musculares involuntarias en grupos musculares específicos. El dolor en los músculos puede ocurrir debido a la acumulación de ácido láctico. Otros efectos de la fatiga muscular pueden incluir la sensación de letargo y un ardor o sensación de hormigueo en los músculos.

Para combatir estos efectos no existe una fórmula mágica, pero sí ciertas herramientas que pueden minimizar los perjuicios originados. La dieta y la hidratación se rigen como actores principales en esta lucha contra la fatiga debido a que una dieta balanceada que incluya una proporción adecuada de hidratos de carbono, grasas y proteínas ayudará a alimentar el cuerpo durante períodos largos de tiempo. Por su parte, la hidratación es fundamental para mantener la función muscular. Puede ocurrir que se reduzca de un 10% a 20%, la contracción muscular si el nivel de agua de tu cuerpo disminuye en un 3% o 4%.

Por supuesto el descanso es la medida principal para solventar este proceso tan incómodo e incluso doloroso. Debes descansar entre series sólo el tiempo suficiente para recuperar el aliento y si estás haciendo grupos de ejercicios de músculos, diferenciar entre los que estás utilizando, adecuando los tiempos de descanso a los mismos. Al finalizar la tarea se debe estirar bien los músculos tras el esfuerzo para evitar calambres y agujetas. En caso de sufrir fatiga muscular el período de reposo recomendado se sitúa en torno a las 48 horas.

En Energy Sport Center cuidamos a nuestros usuarios. Si tienes cualquier consulta acerca de tu entrenamiento, no dejes de preguntar a nuestros profesionales. ¡Os esperamos!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *